Aprender a Pensar

Bitácora de clase

M.JOSE gutierrez calderon

colegio san jose

LOS PRIMEROS AÑOS

LOS PRIMEROS AÑOS:

Del Nacimiento Hasta Preescolar


Los libros y Los bebes

A los bebés les encanta oír la voz humana. ¡Qué mejor forma que la oigan a través de la lectura!

¿Qué necesita? Algunos libros escritos especialmente para bebés (libros hechos de cartón o de tela, con hojas plegables que se levanten y agujeros por donde se pueda mirar)
¿Qué hacer?

Cuando usted le lee a su bebé, su niño está asociando los libros a lo que él más ama: su voz y su cercanía. Permitir que los niños toquen los libros profundiza aún más el lazo que los unirá.

  • Empiece por cantar canciones de cuna y canciones folklóricas a su bebé. Cuando su niño tenga alrededor de seis meses, escoja libros de colores brillantes, con dibujos simples y mucho ritmo en el texto. Tenga a la criatura en su regazo de forma que él/ella pueda ver las páginas de colores del libro. Incluya libros que muestren dibujos y nombres de objetos familiares.
  • Mientras usted le va leyendo a su bebé, señale los dibujos y asegúrese de que su niño mire todas las cosas divertidas que se puedan hacer con el libro.
  • Cambie el tono de su voz con los diferentes personajes de los cuentos, cante rimas infantiles, haga gestos graciosos y cualquier clase de efecto especial que pueda estimular el interés de su bebé.
  • Deje que el niño toque y tenga en su mano los libros de tela o de cartón.
  • Cuando le lea a su bebé, hágalo en intervalos breves, pero léale diariamente y a menudo.

 

Conversación con los niños pequeños

Lo que es “sabido” para usted, puede ser nuevo y excitante para los niños de edad preescolar. Cuando usted habla acerca de las experiencias cotidianas, usted está ayudando a su niño a conectar su mundo con el lenguaje y enseñándole a ir más allá de ese mundo hacia nuevas ideas.

¿Qué necesita? Usted y su niño
¿Qué hacer?

Conversar ayuda a los niños a expandir su vocabulario y a comprender el mundo. La habilidad de seguir una conversación es importante para el desarrollo de la habilidad de leer. Recuerde: es mejor hablar demasiado que hablar muy poco con el niño pequeño.

  • Cuando tenga la cena lista, hable con el niño sobre las cosas que están pasando. Cuando su niño de 2 o 3 años “ayuda” llevando las ollas y sartenes, hable sobre ellos. “¿Cuál es el mas grande?” “¿Puedes buscar una tapa para ése?” “¿De qué color es éste?”
  • Cuando va caminando por la calle y su niño pequeño preescolar se detiene a recoger hojas de arboles, deténgase y hágale preguntas que requieran más que un “sí” o un “nó” como respuesta. “¿Cuáles hojas son iguales?” “¿Cuáles hojas son diferentes?” “¿Qué otras cosas crecen en los árboles?”
  • Haga preguntas que comiencen “¿que pasaría si…?” “¿Qué pasaría si no limpiáramos la nieve con la pala?” “¿Qué pasaría si una mariposa se posara en tu nariz?”
  • Conteste pacientemente las interminables preguntas “¿por qué?” Cuando usted dice “No lo sé, vamos a buscarlo en el diccionario” usted demuestra lo importante que son los libros para encontrar respuestas.
  • Después de que su niño le cuente alguna historia, hágale preguntas para entenderla mejor. De esta forma los niños aprenden a contar historias completas y saben que usted está interesado sobre lo que a ellos les gusta hablar.
  • Exponga a su niño a experiencias variadas llévelo a la biblioteca, a los museos, al zoológico; camine por los parques, o visite a amigos o familiares. Rodee estos eventos con muchos comentarios, preguntas y respuestas.

R y R: Repetición y Ritmo

La repetición hace predecibles a los libros y a los pequeños lectores les encanta saber lo que pasará después.

¿Qué necesita? Libros con frases que se repiten*
Poemas cortos con rima*Vea los ejemplos que contiene la lista de libros de lectura
¿Qué hacer?

Cuando los niños pueden anticipar lo que va a pasar en un cuento o en un poema, ellos se sienten como dueños de la historia. Cuando los niños sienten que tienen poder, ellos tienen el coraje de probar. Pretender que se está leyendo es un paso importante en el proceso de aprender a leer.

  • Elija un cuento con frases repetidas o un poema que les guste a usted y a su niño.
  • Lea, por ejemplo:
    (Voz del Lobo:)
    “Cerdito, cerdito, déjame entrar”

(Cerdito:)
“No, yo no te dejaré entrar”

(Voz del Lobo:)
“¡Entonces soplaré y soplaré hasta derribar tu casa!”
Después de que el lobo haya derribado la casa del primer cerdito, su niño se le unirá al repetir el estribillo.

  • Lea despacio y con una sonrisa o con un gesto cómplice; déjele saber al niño que usted aprecia su participación.
  • A medida que el niño (o la niña) se familiarice más con el cuento, haga una pausa y déle la oportunidad de llenar los espacios en blanco o terminar las frases.
  • Aliente a su niño a que pretenda leer, especialmente los libros que contienen repetición y ritmo. Muchos de los niños que disfrutan leyendo terminarán memorizando todo el libro o algunas de sus partes e imitarán su lectura. Esta es una parte normal del desarrollo en la lectura.

Poesía en Movimiento

Cuando los niños representan un buen poema, a ellos les encanta la rima, el ritmo y las imágenes que se dibujan con unas pocas palabras bien escogidas. Ellos crecen como lectores al conectar los sentimientos con la palabra escrita.

¿Qué necesita? Poemas que rimen, cuenten un cuento, y/o estén escritos desde el punto de vista de los niños.
¿Qué hacer?

Los poemas son, a menudo, cortos y con mucho espacio en blanco en la página. Esto los hace más manejables para los nuevos lectores y les ayuda a ellos a aumentar su confianza.

  • Lea lentamente un poema a su niño y ponga todo su talento dramático en la lectura. (En otras palabras “use un tono teatral”).
  • Si hay un poema que a su niño le encanta, sugiérale que represente su línea favorita. Asegúrese de premiar esos esfuerzos con gran entusiasmo.
  • Sugiera que recite un verso, una estrofa o el poema entero. Pídale a su niño que con sus gestos muestre lo que el personaje del poema está sintiendo. Recuerde que las expresiones faciales llevan emoción a la voz del actor.
  • Sea un público entusiasta para su niño. El aplauso siempre es bueno.
  • Si su niño está de acuerdo con la idea, busque un escenario más grande, con un público atento y que sepa apreciarlo. Tal vez un “recital” después de la cena para los miembros de la familia le pueda gustar a su niño.
  • Los errores son normales en la vida, por lo tanto ignórelos.

Discusión del Cuento

Hablar acerca de lo que usted está leyendo es otra forma de ayudar al niño a desarrollar sus habilidades relacionadas con el lenguaje y pensamiento. Usted no necesita planificar la conversación, discutir todos los cuentos o esperar una respuesta.

¿Qué necesita? Libros de cuentos
¿Qué hacer?

Hablar acerca de los cuentos que están leyendo, ayuda a los niños a desarrollar su vocabulario, asociar los cuentos con la vida diaria y usar lo que ellos saben del mundo para darle sentido a los cuentos.

  • Lea lentamente y haga pausas, de vez en cuando, para pensar en voz alta sobre el cuento. Puede decir: “¿Me pregunto qué pasará después?” O consultar: “¿Sabes lo que es un palacio?” O señalar: “¡Mira donde está el ratoncito ahora!”
  • Conteste las preguntas de sus niños y, si usted cree que no han entendido algo, deténgase y pregúnteles. No se preocupe si usted interrumpe el flujo del cuento para dejar algo en claro. Procure que la historia fluya lo más suave posible.

Ahora Oiga Esto

Los niños son grandes imitadores. Cuando usted narra cuentos, su niño también empieza a contar cuentos.

¿Qué necesita? Su imaginación
¿Qué hacer?

Tener un buen público ayuda mucho, tanto a que el niño mejore su conocimiento del lenguaje, como a ganar confianza en su forma de hablar. Los padres pueden ser el mejor público que el niño tenga en la vida.

  • Haga que su niño relate cuentos como los que usted narró. Pregunte: “Y ¿qué pasó después?” para animarlo a seguir contando.
  • Escuche atentamente cuando su niño habla. Demuestre entusiasmo y responda a todo. Déle a su niño total atención.
  • Si usted no entiende alguna parte de la historia, concédale al niño el tiempo suficiente para que se la explique. Esto ayudará al niño a entender la relación entre el que habla y el que escucha y entre un autor y el lector.
  • Aliente al niño a que se exprese por sí mismo. Esto ayudará a que el niño desarrolle un vocabulario copioso. También puede ayudarle a pronunciar las palabras más claramente.

 

La Televisión

La televisión puede ser una gran herramienta para la educación. La clave para tener éxito al ver televisión es poner límites, hacer buena selecciones, tomar tiempo para mirar juntos, discutir lo que se ve y alentarles a que continúen leyendo.

¿Qué necesita? Un horario semanal de televisión
¿Qué hacer?

Muchos expertos recomiendan que los niños no vean más de 10 horas de televisión por semana. Limitar el tiempo frente al televisor deja momentos libres para las actividades de lectura y escritura.

Vale la pena mencionar que la televisión con subtítulos es una gran ayuda para niños sordos o que tienen problemas de audición, para el estudio de inglés como segundo idioma o para quienes tienen problemas para aprender a leer.

  • Limite el tiempo que su niño ve televisión y deje en claro sus reglas y sus razones. Incluya a su niño al escoger los programas que se van a mirar. Lean juntos la programación de televisión para hacer la selección.
  • Controle lo que su niño está mirando y en lo posible mire el programa con su niño.
  • Cuando usted mira los programas con su niño, discuta lo que han visto así su niño puede entender mejor los programas.
  • Busque programas que estimulen el interés de su niño y le animen a leer (como dramatizaciones de literatura para niños, programas sobre la vida salvaje y ciencia).


escrito el 19 de enero de 2012 por en General,LOS PRIMEROS AÑOS,UTILIZAR LOS DEDOS PARA APRENDER EL CÁLCULO CON LOS NÚMEROS


Recursos Relacionados

    None Found
 

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar